Al diputado Erik Iván lo quieren desaforar acusándolo de mover un cadáver

A Erik Iván Aguilar López, le dicen el «Diputado Mariachi», porque cuando llegó a rendir protesta para la actual Legislatura lo hizo acompañado de un mariachi.

Llegó como integrante del PT y por tanto alienado a Morena, pero después se declaró independiente y su último movimiento fue integrarse a la bancada del PAN disidente (Acción Nacional Veracruz), en donde están los simpatizantes de Miguel Ángel Yunes.

Ahora lo quieren desaforar acusándolo de que movió un cadáver y por tanto alteró la escena de un crimen. En concreto lo acusan de «desobediencia civil» y «ejercicio indebido del servicio público».

Y éste martes sesiona la Comisión Instructora, con lo que se puede iniciar el procedimiento de separación del cargo y si esto se hace, la bancada azul disidente, desaparecerá… O tendrá que recomponerse.

La historia del incidente va así:

El 29 de diciembre de 2019 un grupo de pobladores de Alto Lucero, empujó por varias cuadras una camilla del Instituto Mexicano del Seguro Social, con el cadáver de Delfino Aguilar, campesino de 40 años, que falleció ese día arrollado por una camioneta.

La Fiscalía General del Estado busca fincarle responsabilidad Erik Iván Aguilar, por violar presuntamente la escena del crimen, al ser partícipe de la movilización del cuerpo.

Esa es la causa por la que se pidió su desafuero ante el Congreso Local, para poder procesarlo.

La tarde de ese día Delfino Aguilar, un trabajador agrícola, salió de su casa junto con su sobrino, menor de edad, a bordo de una motocicleta y se enfilaron al rancho familiar a dejar la comida.

Cerca de las 16:00 horas, antes de llegar a su destino, una camioneta embistió la motocicleta y dejó a los dos tripulantes mal heridos en el camino de terracería.

Después de varios minutos y sin que llégase ninguna ayuda, arribó el padre de Delfino (también de nombre Delfino), en su camioneta y subió a su hijo y a su nieto para llevarlo al hospital más cercano, el IMSS Próspera “Mi Mujer”, ubicado en el centro de Alto Lucero.

Al arribar, los camilleros atendieron al niño y quisieron bajar en una silla de ruedas a Delfino, pero se dieron cuenta que debido a sus lesiones requerían de una camilla.

Dentro del hospital el personal del IMSS se dio cuenta de que Delfino ya no tenía signos vitales, por lo que ya estaba configurado el delito de homicidio, por lo cual decidieron sacarlo a la calle y decirles a sus padres que ya había muerto.

Don Delfino le pidió a los camilleros que se hiciera el procedimiento legal, pero el personal del IMSS no quiso hacerse cargo, porque el hombre llegó muerto.

Es así como el cuerpo de Delfino hijo, quedó abandonado en la banqueta en una camilla, chorreando sangre, desde las 16:30 horas, hasta las 10 de la noche, a la vista de todos, porque los peritos de la Fiscalía que debían dar fe del cuerpo e iniciar las investigaciones, no llegaban.

En todo ese tiempo, los pobladores de Alto Lucero empezaron a congregarse, indignados, pues se trataba de una persona conocida, incluso fue entrevistada por medios de comunicación de la región, por ser pionero en la producción de panela en la zona.

Sus amigos consiguieron una lona que usaron para tapar el cadáver, para no dejarlo tan expuesto al morbo de la población. Ante la desesperante espera, llamaron al diputado local, Erik Aguilar López, que vive a unas calles de donde pasaron los hechos.

Cuando el legislador llegó, cerca de las 19:30 horas, los peritos ya habían arribado, pero no intervenían el cuerpo, argumentando, según testigos, que había mucha gente comportándose de manera agresiva.

Es en ese momento, el legislador llamó a la Fiscalía para solicitar la atención a los familiares que ya tenían casi cuatro horas esperando para llevarse el cuerpo, pero el apoyo le fue rechazado.

“Lo que hicieron fue decir que él se robó el cuerpo, sacaron notas por Facebook y todo, pero realmente no tuvo nada que ver (el diputado) con esto (…) el cuerpo estaba al aire libre, a punto de llover. De hecho, cuando estaba el cuerpo, pasando las cinco horas, empezó a llover”, relató un familiar.

Cerca de las 22:00 horas, uno de los peritos decidió dejar que los pobladores se llevaran a Delfino, pero antes los hizo firmar un perdón al responsable del accidente, así no había delito que perseguir, y por lo tanto, podían moverlo sin las pesquisas de ley.

Una vez que el señor firmó, amigos y sobrinos del finado se llevaron el cuerpo empujando la camilla del IMSS varias cuadras hasta la casa en donde lo iban a velar.

Dentro del grupo iba el diputado Erik Aguilar, pero, según los testigos, nunca tocó el cuerpo ni les ordenó retirarlo como se ha filtrado en algunos medios de comunicación.

Ahora, por esos hechos en donde personal de la Fiscalía actuó de manera negligente e incluso hizo desaparecer el delito, es que lo quieren desaforar, pero ¿si ya no ha delito, de qué lo van a acusar?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Bitnami banner
Bitnami