El presidente salió del evento al que llegaron damnificados de Grace a reclamarle que no les entregaron los apoyos

El presidente Andrés Manuel López Obrador abandonó éste domingo una reunión sobre la entrega de apoyos para los damnificados por el huracán “Grace” en Huauchinango, Puebla, cuando un grupo de manifestantes logró romper las barreras de seguridad y llegó hasta el salón de un hotel donde se efectuaba el evento, a puerta cerrada, precisamente para que no hubiera personas que reclamaran.
Los manifestantes reclamaban que no han recibido apoyo por parte de las autoridades, como damnificados del huracán Grace.
López Obrador comenzó a hablar, pero molesto por las intervenciones le reclamó a los protestantes.

  • ¿Me van a permitir hablar?

Les preguntó y las protestas siguieron.

  • ¿Me van a dejar hablar?

Volvió a inquirir y recibió un “sssiiiii”

  • ¿Me van a respetar?

Les afrontó, y nuevamente el “sssiiii”.

Pero los murmullos y reclamos siguieron.

Queriendo hacerse escuchar, micrófono en mano se puso de pie y le dijo a los manifestantes que los apoyos serían entregados de forma directa “sin intermediarios”.
Pero eso no los calmó.
Entonces probó anunciando el envío de vacunas a la entidad y dijo que se tenía que ir a Tlaxcala, pero que serían atendidos, aunque no les dijo por quién ni cuándo.
Pero sí, les dijo que ya extraña regresar a las plazas públicas del país y anunció que habrá desfile el 20 de noviembre por el Aniversario de la Revolución Mexicana.
“Son bienvenidos”, le expresó a los reclamantes y luego les dijo “me tengo que ir, voy a Tlaxcala. Qué viva Huauchinango, qué viva Puebla, qué viva México!”.
Y se fue y los protestantes se quedaron ahí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Bitnami banner
Bitnami