¿Quién va a cargar con la muerte del Carnaval de Veracruz?: ¿Cuitláhuac García?, ¿Fernando Yunes?, ¿Patricia Lobeira?/ Místicos y Terrenales

  • ¿Quién va a cargar con la muerte del Carnaval de Veracruz?
  • ¿Cuitláhuac García?, ¿Fernando Yunes?, ¿Patricia Lobeira?

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

Todos dicen que sí quieren que haya Carnaval en Veracruz el próximo año, pero no se concreta.

Todos los carnavales del mundo (todos es todos, incluyendo el de Venecia, los de Brasil, incluso el de Mazatlán y el de Campeche) ya están en preparativos para realizarse en el 2022, después de la suspensión en el 2021, el Año de la Pandemia.

Pero aquí, en Veracruz, el carnaval más importante de México, está en peligro, porque Fernando Yunes dice que no tiene dinero para comenzar a organizarlo y el gobernador Cuitláhuac García, con una total falta de visión política dice que no va a dar ni un peso para la organización del evento.

Así pues, el Carnaval de Veracruz, puede estar a punto de morir.

¿Quién va a cargar con la muerte del Carnaval?.

Y es seguro que a quien le toque cargar con el muerto, le pesará, y mucho.

El Carnaval es fiesta, pero también es tradición, es cultura, es economía, es identidad, es idiosincracia.

Es muchas cosas, tantas que por eso está arraigado en la sangre, corazón y mente, y (chance) hasta en el estómago de los veracruzanos, no sólo los habitantes de Veracruz o de la zona conurbada, si no de toda la parte central del estado, por lo menos.

Entonces, si el Carnaval muere, ¿quién cargará con el muerto?.

Puede ser Cuitláhuac García, por no querer aportar los recursos necesarios para iniciar la preparación, aún cuando los tiene.

Puede ser Fernando Yunes, por no tener los recursos para los preparativos previos.

Puede ser Patricia Lobeira, porque será la alcaldesa en las fechas en las que el carnaval deberá estarse realizando.

Podrían ser los tres.

Pero, algo sí es seguro, que quien cargue con el muerto porque el Carnaval no se realizó, pagará un costo político alto, muy alto, sobre todo en la zona conurbada Veracruz- Boca del Río, donde la población ya pide que se haga la fiesta.

Patricia Lobeira no quiere cargar con el muerto.

En un evento con comerciantes de Veracruz dijo que “está analizando” el tema, y que su intención es que se haga el Carnaval.

De entrada ya ganó puntos, por esa posición.

Anotó que quiere que se haga porque es un fiesta de mucho interés para los veracruzanos, para los comercios y para los hoteles.

“Estamos realizando un análisis exhaustivo de los números, del presupuesto para determinar su viabilidad, en cuanto tomemos una decisión definitiva se los haremos saber”, informó.

“Yo espero que sí haya apoyo del gobierno del estado. No tiene por qué no haberlo. La verdad es que el Gobierno estatal ha apoyado en años anteriores y esperamos que este año lo haga también”, expresó la alcaldesa electa.

El presidente municipal de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, dijo: «es un tema complejo porque el gobierno estatal no ha apoyado económicamente las fiestas», aunque sí hay dinero pero ha faltado voluntad.

«Si tuvieron 85 millones para hacer un estadio de béisbol y devolvieron 122 millones de pesos a la Auditoría Superior de la Federación, entonces yo creo que sí debe de haber; está el fideicomiso de promoción al turismo que tiene unos 29 millones de pesos en caja del cual lo podrían bien tomar. Dinero hay, lo que no hay es voluntad de apoyar», reiteró.

Todavía tiene esperanza de que se pueda realizar el Carnaval, aún cuando Cuitláhuac García dijo que no apoyara las fiestas. “Ya dejaron claro que no va a haber apoyo como no ha habido en los últimos años, eso hace muy difícil que se pueda realizar, pero platicaré con la alcaldesa electa esta semana», recalcó.

El Carnaval de Veracruz es una fiesta estatal, que se traduce en una derrama económica importante para muchos municipios, no solo para Veracruz.

Lo reclama la población, que ya quiere salir, y la mejor muestra de ello es que en el desfile de la Armada de México por los 200 años de su fundación estuvieron ahí.

Lo piden a gritos los empresarios del sector turismo, pero sobre todo los trabajadores que esperan una oportunidad de obtener un ingreso; los vendedores ambulantes de las zonas turísticas, que poco flujo han tenido y hasta los prestadores de otro tipo de servicios.

Hay, pues, urgencia de que la fiesta se haga.

Por eso es que a quien la población le cargue la muerte del Carnaval, lo pagará caro, políticamente.

Si no hay coordinación entre el gobierno del estado y el ayuntamiento de Veracruz, se le puede cargar el muerto a Cuitláhuac García, porque aún cuando su administración tiene los recursos suficientes para apoyar el inicio de la organización de la fiesta, dice que no va a dar un sólo peso.

¿Entonces, cómo va a apoyar?.

Dijo que movilizaran 3 mil elementos de Protección Civil, Seguridad Pública, y con la promoción del evento.

Y que esto lo aportaran “sin costo alguno”.

Pero sin entregar dinero, expresa: “nosotros ayudamos, nos piden dinero que se los demos en efectivo y no, ya no son los tiempos de antes”.

Sin embargo lo que hace falta ahora es el recurso económico.

Y lo pueden entregar contra otras contraprestaciones, por ejemplo, carros alegóricos del gobierno del estado, del DIF, de la Secretaría de Turismo.

El Carnaval de Veracruz es más que lucimiento para la zona conurbada, es proyección turística para otras partes del estado.

Vaya, el mismo gobernador dijo que “están buscando opciones” para otros eventos paralelos al Carnaval y que la gente se quede en Veracruz, “queremos que exista derrama en ocupación hotelera y restaurantera; que se diversifique la derrama económica para que otros sectores sean beneficiario de la zona conurbada”, expresó.

Incluso mencionó que “están dando opciones” (esto es, concesiones) para que se hagan eventos en el World Trade Center y en el auditorio Benito Juárez (ambas, instalaciones del gobierno del estado), así como alguna feria, “generando un pretexto más para que el turista no solo disfrute del carnaval sino de otras distracciones”.

Pero si no hay Carnaval, si lo matan, por falta de apoyo, ¿cómo van a prosperar esos otros eventos?.

Entonces, si el carnaval muere.

¿A quién le cargarán el muerto?.

Es muy probable que a Cuitláhuac García, porque es el único que permanece en el impass del cambio de gobierno municipal.

Andan buscando como ampliar su proyección en el municipio más importante del estado y está es una gran oportunidad.

Es más, ¿Cómo creen que se vería que las Bastoneras del 14 fueran patrocinadas por la Secretaría del Bienestar y su programa de pensión a adultos mayores?.

Todas sus integrantes son mujeres de la tercera edad o cercanas a esta condición.

Ese es sólo un motivo de porque el Carnaval puede representar una gran proyección política.

Pero ante una visión estrecha, nunca lo podrán vislumbrar.

Pero de que alguién deberá cargar con el muerto si no hay Carnaval, eso es indudable.

¿Y quién cree que tendrá que hacerlo?.

Porqué será a la de a fuerza, sin excusa o pretexto que valga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Bitnami banner
Bitnami