La oposición puede ganar la Presidencia en 2024/ Místicos y Terrenales

  • La oposición puede ganar la Presidencia en 2024
  • En Veracruz, ¿cómo va la construcción de alianza opositora?
  • Candidatura de Morena puede ser para Sergio Gutiérrez

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

México vive un panorama de aparente contradicción política, pero que en realidad muestra los grandes sentimientos sociales encontrados que se viven, como sociedad.

Así, para las próximas elecciones estatales se observa un panorama en el que Morena es probable que gane por lo menos 4 de las 6 gubernaturas que están en juego y la mayoría de las demás posiciones en disputa, entre presidencias municipales y diputaciones locales.

Pero a la vez se observa una tendencia creciente de alta competitividad para el 2024 en la elección presidencial, la cual muestra incluso un empate técnico entre los posibles candidatos punteros de Morena y la oposición.

En Veracruz éste panorama de contraste también se vive, pues hay un fuerte desencanto hacia el gobierno de Cuitláhuac García lo que abre la posibilidad de que la oposición pueda ser competitiva en el 2024, pero a la vez entre los partidos contrarios a Morena hay una dispersión que no permite ubicar algún candidato gubernamental fuerte y puntero.l

Mientras, por Morena, la que se considera todavía la aspirante oficial no logra levantar en imagen e incluso, por el contrario, cae por su mal trabajo político desarrollado en el estado.

LA OPOSICIÓN PUEDE GANAR LA PRESIDENCIA EN 2024

¿Cómo puede ser posible que se contemple que la oposición puede ganar la Presidencia de la República en el 2024 si su actuar electoral actual es bastante pobre?.

La desventaja que lleva el bloque opositor en las próximas elecciones estatales es sólo culpa del mismo grupo de partidos, que en lugar de entender que se debe dar un cambio y postular candidatos lo mejor posicionado posible y con el menor señalamiento de corrupción, siguen incurriendo en querer imponer a sus dirigentes, a quienes ya se ha acusado de todo.

Una muestra clara de esto es la candidata opositora al gobierno de Quintana Roo, por la coalición PAN-PRD-CQ (Confianza por Quintana Roo), Laura Fernández Piña, quien es acusada de corrupción y de dejar endeudado al municipio de Puerto Morelos en la anterior administración.

Blanca Merari Tziu, la actual alcaldesa, postulada por el PVEM y apoyada por Morena y el PT, menciona que Laura Fernández dejó 830 millones de pesos de deuda en el municipio y que sus irregularidades son de tal tamaño que “tenemos más de 2 mil 500 observaciones, 64 citatorios a comparecer y 24 asuntos que siguen en procedimiento”.

Además comprometió durante 20 años el 48% del presupuesto de participaciones federales del municipio de Puerto Morelos, en un negocio que operó con su esposo, Carlos Alberto Moyano, a través de dos contratos por 832 millones 416 mil pesos.

La mala administración de Laura Fernández, fue la causa de que perdiera el municipio.

Pero aún con esos antecedentes el PAN la postuló al gobierno del estado.

Y lógicamente, no levantó como para poder rivalizar con la candidata de Morena al mismo cargo.

Por eso es que la oposición en general no compite realmente para ganar las elecciones estatales en Hidalgo, Oaxaca, Tamaulipas y Quintana Roo, y Morena lleva una clara ventaja, mientras que el bloque opositor sólo tiene posibilidades reales de triunfo en Querétaro, donde el PAN ha hecho muy buen gobierno, mientras que en Durango está en contienda cerrada.

Con ese panorama ¿puede tener la oposición posibilidades reales de triunfo en el 2024 para la Presidencia de la República?.

Pues sí, la oposición puede competir y hasta tener posibilidades de triunfo en el 2024 para la Presidencia de la República.

Esa fuerza se la da el surgimiento de un candidato joven, poco conocido en política, pero que trae un bagaje histórico muy fuerte por su nombre y apellido, Luis Donaldo Colosio.

Colosio no carga con la imagen de los políticos tradicionales ya conocidos, que les representan un lastre. Por eso es que todas las encuestas muestran que tiene simpatías crecientes para ser el candidato opositor hacia el 2024.

Sin embargo, lo que puede impedir que esto se concrete es que Dante Delgado, el dueño de Movimiento Ciudadano, el partido en el que milita el joven Colosio, sigue mostrándose a favor de no ir en alianza con los demás partidos opositores.

En la última encuesta publicada por C&E Research se muestra un empate técnico entre el joven Colosio y Marcelo Ebrard, quien lleva la delantera en preferencias para ser el candidato de Morena a la Presidencia de la República.

Esa misma medición, en un tú a tú, con Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, y Adán Augusto López Hernández, el secretario de Gobierno de López Obrador, el joven Colosio les gana.

Eso muestra que hay un ánimo opositor muy fuerte en el país.

EN VERACRUZ, ¿CÓMO VA LA CONSTRUCCIÓN DE ALIANZA OPOSITORA?

En Veracruz, en cambio, la construcción de la alianza opositora va bastante mal.

Se tiene un PAN donde apenas la agrupación mayoritaria que ganó la dirigencia estatal está asentándose, tanto que apenas éste 25 de mayo, 21 días después de que se reconoció de forma definitiva el triunfo de la planilla encabezada por Federico Salomón, se le dio la coordinación de la bancada de ese partido en el Congreso local a Enrique Cambranis.

En el PRI de Veracruz, como Marlón Ramírez vive apoderado de éste partido, cada día el mismo se desmorona un poquito más.

Y el PRD, hoy es una triste sombre de lo que alguna vez fue.

Lo que se tiene son los movimientos individuales de los que se mencionan como posibles candidatos de la oposición para el gobierno de Veracruz en el 2024.

Está Fernando Yunes, por el lado de los Yunes azules, pero con la desventaja de que la presencia panista se está desdibujando en la zona conurbada porque la población siente que no se les atiende como debería de ser, pero además con la carga de la crisis de la dotación de agua potable y la presión hacia los pobladores para que paguen el impuesto predial, aún cuando el desempleo en la zona sigue siendo altísimo.

Está Julen Rementería, quien tiene toda la oposición de los Yunes azules y que difícilmente lo dejarán llegar a ocupar esa candidatura.

Está el alcalde Orizaba, “El Caimán” como lo llaman, Juan Manuel Diez Francos, quien es cabeza de un poderoso grupo empresarial que ha hecho muy buenos negocios al amparo del poder político y ha acrecentado su capital, pero que tiene la desventaja de que es completamente desconocido más allá de la región.

El cuarto aspirante con posibilidades de ser el candidato, es Pepe Yunes, José Francisco Yunes Zorrilla, el único que fue postulado por el PRI que pudo ganar la elección para diputado en el 2021, producto de que tiene una real presencia social y de que no se le conocen actos de corrupción.

Pepe Yunes es quien tiene en estos momentos mayor peso entre los posibles aspirantes de la oposición, porque es el más conocido en el estado y tiene cercanía con múltiples grupos.

Por Movimiento Ciudadano no hay ningún aspirante que tenga fuerza como para competir.

Por el PRD ocurre lo mismo. Y si en ese partido siguen todavía ligados a los Yunes azules, es probable que tomen el camino que estos les indiquen.

Pero el problema es que no hay alianza opositora en Veracruz. Al menos, no se ve.

Lograrán construirla.

CANDIDATURA DE MORENA PUEDE SER PARA SERGIO GUTIÉRREZ

Por el lado de Morena, la disputa por la candidatura al gobierno del estado está bastante intensa.

Son muchos los posibles contendientes que se mencionan.

Está la que se consideraba la aspirante oficial, la zacatecana que quiere gobernar Veracruz, Rocío Nahle García, pero sus bonos van a la baja, porque los mismos están ligados al gobernador Cuitláhuac García, que no deja pasar semana sin incurrir en algún desgarriate o desvarío. Uno de sus últimos tropezones, fue decir que su gobierno tenía “resguardada” a la joven Viridiana Moreno y luego desdecirse, para luego anunciar la Fiscalía del estado que sólo habían encontrado sus restos.

Pero además la imagen de la ahora secretaria de Energía ha sufrido una gran merma por los actos de presunta corrupción en los que se le ha vinculado.

En lugar de convertirse en garantía de triunfo, cada día es mayor su posibilidad de derrota para Morena, porque no es lo mismo meter un millón y medio de boletas en un ejercicio de revocación de mandato, en donde nadie los vigiló, a una elección competida y con toda la vigilancia posible.

En un fuerte contraste, es llamativo el crecimiento acelerado que tiene la presencia de Sergio Gutiérrez Luna, por los recorridos que ha realizado por el estado y los acercamientos que ha tenido con diversos grupos sociales, especialmente huestes de militantes y simpatizantes de Morena.

Sergio Gutiérrez Luna cada vez se acerca más a la posibilidad de ser el candidato al gobierno de Veracruz por el partido en el poder.

Pero igualmente está en la aspiración el delegado de los programas de Bienestar, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, el real artífice de las movilizaciones masivas a favor de ese partido, por el control que tiene de los beneficiarios de los programas sociales de la Presidencia de la República.

¿Cuál es su real peso político?.

Habría que conocer el tamaño de los padrones de beneficiarios para saberlo.

Manuel Huerta tiene la ventaja de que cada vez que el Presidente viene a Veracruz, habla con él para conocer el panorama de la entidad.

En un escenario determinado, podría ser el señalado por el dedo presidencial.

Otro aspirante que se menciona es el alcalde de Xalapa, Ricardo Ahued Bardahuil, el cual, aunque ya hizo una campaña para senador, es poco conocido fuera de la zona de la capital del estado. Ahora también tiene la desventaja de que no se vislumbra la posibilidad de que haga un gobierno municipal, que sea muy llamativo y que le pueda atraer simpatías de fuera del municipio. Es más, si su gestión no mejora, es posible que estas decrezcan en el mismo municipio que le toca gobernar.

Así pues, si las candidaturas para el gobierno de Veracruz se definen por quienes tienen mayor presencia social y posibilidad de arrastre electoral, por la oposición estaría Pepe Yunes y por el oficialismo de Morena, Sergio Gutiérrez Luna.

Así es como se va dibujando el panorama para el 2024 con los místicos de la política.

Veremos cual es el escenario que nos dejan para escoger a los humildes terrenales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Bitnami banner
Bitnami